Caos! Motivaciones/opiniones (reales) bienvenidas…

Semanas más tarde, y a 9 días de terminar mi primer desafío o más bien el impulsor de lo que seguirá, hoy escribo para hacer una reflexión: Estoy DESMOTIVADA! Aunque no soy una licenciada reconocida, tengo los conocimientos suficientes (aparte de un gran experto en la materia a mi lado) como para “consolarme”: si, gané masa muscular, perdí cms, pero me encabrona sobremanera ver que no bajé hasta ahora todo el peso que esperaba!! Y me da esa sensación insoportable de derrota, que imagino se me pasará de aquí a 24 hs (soy mujer, soy ansiosa, estoy en esos días, y soy humana, que diantres!), pero ahora mismo señores lectores: joden! Y al que le pase me comprenderá perfectamente.

Me decidí a publicar mis fotos para darme un pellizco moral en el culo, abstenerse cualquier desubicado o ignaro que mire solamente si voy en bragas o no, maduremos por favor! Al final los cuerpos solo son eso, mejores o peores y en el caso del mio: in progress… No están estiradas las fotos, solo q tuve q adaptar tamaños por mi pésima edición en paint y se pixelan un poco con el cortar/pegar…

No apunto a un físico fitness, aunque los admiro, como puedo admirar a una madre con la barriga estriada porque acaba de parir… En este blog se admira cualquier cuerpo que refleje en sí mismo el producto de un trabajo personal, llámese físico, espiritual e incluso artificial (también se curra para ganar la pasta para in cirujano! jaja Bromas aparte…). SI nos ceñimos al juicio ajeno siempre habrán opiniones buenas y malas, porque al que le guste un cuerpo tonificado le pareceré gorda, y al que le guste un cuerpo más “cargado” le parecerá que me falta chicha. Por eso, es tan importante que el muro de la identidad esté lo bastante sólido, y valoremos el amor propio desde ese lugar, de saber quienes somos, y desterremos el concepto de autoestima que muchas veces nos hace valorar solo a través del ojo ajeno…

Apunto a estar “BUENA”, a mirarme al espejo y decir ME GUSTA, y a gustarme sin tener que mirarme al espejo… Tengo personas a las que admiro, no me interesa competir con nadie más que conmigo, ni ser mejor o peor que nadie, solo sacar poco a poco y sin pausa la mejor versión de mí misma, pero no solo desde lo físico, sino desde el interior, porque una fachada bonita no sirve de nada si lo de dentro se cae a trozos, ni un árbol puede vivir mucho si sus flores son bonitas pero sus raíces están podridas…

Este último tramo se me hace cuesta arriba, y como buena autodestructiva reconozco que me lo saboteo, y por encima de eso como lo detecto, me saboteo el saboteo…Y eso desgasta gente, pero bueno, el resultado siempre apunta más a la victoria que al fracaso, y citaré una frase que a algunos ya os dije y otros conoceréis de una peli que vi hace poco: “Progresión, no perfección”, y más que a vosotros me la digo a mí! Para que -como se dice en mi tierra- baje un cambio, y reconozca de que cuerpo vengo y a cual llegué. A cuál llegaré es un misterio, aunque semi-develable ya que esta arcilla la esculpo yo 😉

Buen finde y gracias a los que me dedicaron su tiempo hasta aquí…

A & D

1-6 blog

27 días (y 500 noches :P)

Dicen que el tiempo es relativo según si esperas, si te esperan, si amas, si no… Y para los que hacemos dieta? El tiempo se cuenta entre salto de dieta y salto de dieta jaja Mi semana tiene 6 días y medio + medio de gloria, bueno, para ser concretos UNA comida, que no es poco y apenas me meto el último bocado de ella ya estoy planificando la próxima… Ja!! Del cuerpo de gordo se sale, pero del alma… Nah… Eso es un camino de ida amigos! Lo bueno es saber que podemos permitírnoslo.

27 días de dieta, entreno y aplicación total, 27 días de los que no apostaba por mí ni uno, y decidí afrontar este reto, no solo por el objetivo estético que bienvenido sea, sino porque poseo una tozudez nata que como todos los defectos empeora con los años, y porque soy una incansable “intentadora”  y a veces de los intentos salen los tan ansiados logros.

Tema dieta: He pasado días de ansiedad (los hormonales más), y he tenido un día particularmente accidentado, como preparo la comida para todo el día para mí y para mi chico, por error nos puse la mitad de carbo hidratos, cosa que me di cuenta al día siguiente jeje Y ahí comprendí porque estuve a punto de subir un post intitulado “Con hambre y de malhumor” no hace falta que os explique más, o bien sí: ese día entrené piernas!

Si miro la foto del primer lunes y la comparo con las del último, realmente veo resultados y eso me gusta, sobre todo porque ahora las semanas por delante no me generan agobio sino GANAS, quiero verme y quiero llegar al día final y ver a que más me animo. Y la verdad reitero, el resultado estético se agradece, pero el espiritual es impagable, porque como bien dije, de la mano de este reto viene el afán por demostrarme que puedo con algo y a su vez reconciliarme conmigo luego de esta distancia de 30 años (los que tengo) que he tomado de mí, tapada por una vida dedicada a los demás, y ojo, no desde el sufrimiento, sino desde la más desinteresada y entusiasta entrega, la cual me doy cuenta que ahora sintiéndome mejor conmigo misma puedo vivir desde otro lugar aun mejor.

Animo a todos a tener metas, a intentar cumplirlas y nunca darse por vencidas, finalmente que es la vida sino ese camino transitado hacia adelante? 🙂

Gracias por estar ahí!! Opinen, discuten, halaguen, lo que gusten! jajaja Son tan necesarios como bienvenidos, súmense a mí!!!

Primeros 10 (días, je!) y 2 kilitos de menos después…

Bueno… Antes que nada darles el GRACIAS más grande y fuerte por la respuesta tan fantástica a mi primer post. La verdad es que, a veces la fuerza de los demás se hace propia, y por encima de eso, si mi motivación consigue contagiarse, gano por partida doble! 🙂 Ha habido gente que me ha dicho quiere sumarse a mi desafío, e invito a todo el que quiera se sume, juntos somos más, siempre!! Acepto invitaciones a entrenar en gimnasios, aire libre, etc! Acepto compartir momentos que tengan que ver con esto y que la energía positiva se contagie, ofrezco lo mismo a cambio.

Agradezco a los que también se preocuparon por mí y sobre todo dijeron quererme con la cantidad de kilos que tuviera, y me apoyaron en lo que me propuse. A quienes me alertaron desde el cariño apelando a que no me obsesione, y desde ya quiero hacer una aclaración a todos: lejos estoy de obsesionarme y de motivar a la obsesión, apelo a que queramos a nuestro cuerpo como el envase más delicado que nos porta desde el inicio al fin, que lo cuidemos y mimemos y que, aunque a veces según lo que nos planteemos nos suponga un sacrificio, DISFRUTEMOS, sin disfrutar el tiempo se vuelve en la vida como un corcel salvaje que huye, y aunque corramos perderemos el doble, ya se habrá ido. Gocemos de cada paso!

La verdad es que la dieta que estoy haciendo es bastante ceñida en cuanto a variedad pero la escogí así para facilitarme la tarea. De momento no paso hambre, y si a ratos lo padezco sé que es buena señal y sigo, cada NO que digo a caer en alguna tentación me hincha el pecho de orgullo y saben qué? Hay orgullos que no son malos, sobre todo si motivan, impulsan a más -sanamente- y nos hacen sentir bien. Hago un inciso pequeño (o igual me enrollo como persiana nueva, lo siento, respondo cual esclavo sediento al agua a mi querida inspiración): quererse, darse prioridad, sentirse orgulloso de uno… NO es egoísmo! La solidaridad no es mala, pero la más auténtica comienza por casa 😉 Quiéranse! Y ser queridos por los otros y querer a los demás, será simplemente un impulso en consecuencia que se dará de la manera más sana y natural. Os lo aconsejo a vosotros y me lo repito a mí misma, que soy una persona en reconciliación consigo misma.

Tengo una carpeta de 10 semanas en donde recopilo fotos cada lunes, medidas y peso, en cuanto acabe la publicaré!

Y os iré contando anécdotas, trucos y demás peripecias.

Gracias por leerme!!!!

It`s time to win the game ;)

Me presento, soy “A&D”, gorda por herencia y elección -mas mental que física-. Hija de una madre que jamás se aceptó físicamente -aun siendo la expresión más acertada y equilibrada de divina creación, pero ciega de mente en la misma proporción que bella- quien sin quererlo grabó como un tatuaje ese comportamiento en mi adn (oh de los psicólogos colmando sus bolsillos con mis terapias! oh sana, rompamos patrones!), hija de un padre portador de un cuerpo de adonis resistente a los más copiosos guisados, creando músculos desde la materia y hermana de un hermano con una “guapura” rompe esquemas y un encanto igual de contundente. Y después yo, y años después: otra vez yo!! Y segundos después de esta lectura, adivinen? Sí, yo de nuevo!! El título de esta entrada está inspirado en la famosa frase GAME OVER de cuando por ejemplo acabamos fallidamente un videojuego, yo quise poner “It’s time to win the game” (Es tiempo de ganar el juego), porque hoy empiezo una meta nueva, un desafío del que ni yo me fío, pero si busco en mi memoria recuerdo que alguna vez si “pude”, y desde entonces, con mayor o menor duración, mis intentos de progreso han sido inagotables, y lo seguirán siendo: en todo, para todo.

A los 16 años pesaba (citaré a ojo, órgano que no utilizaba en aquella época para mirar la balanza) unos 80 kilos, pasó el tiempo, las hormonas, la falta de aceptación  y las ganas de quererme o idealizar la felicidad de la vida que me vendían las revistas y tv en un cuerpo 90-60-90 (erróneo parámetro de medida, ya que la felicidad se mide con el “momentómetro” y no con el centímetro)… Bueno bla bla bla de la vida, a los 20 y algo me decido finalmente a deshacerme de ese pesado equipaje -que pesaba más por dentro que por tangencia- y me pongo a dieta, alcanzo como peso mínimo unos 58, genial!! Yendo al gimnasio como complemento descubro que aparte el cuerpo me era bastante agradecido, pasan años más, crecer, perecer… Y anécdotas más o menos, llegamos a los casi 31 y resulta que de los 60kg. con los cuales me he venido manteniendo un largo tiempo (a base de entre otras cosas haber estudiado nutrición, rodearme de gente deportista y entendida en la materia, apasionándome por el mundo de la vida sana sin resignar diversión), paso a los 65kg… Años sin verlos y tratando de esquivarlos! Pero bueno, los muchachos están ahí, tan bien parados como una formación de cosacos que me bailan el arkan cuando miro la báscula. Decidí acabar con ellos, pero sobre todo para sentirme bien, y mi desafío se ve encausado en las próximas 10 semanas, por suerte y para motivación, mi novio se dedica al deporte de competición y tiene una en 10 semanas, por lo que me cojo de su motivación para provocar la mía, y romper mis propios esquemas.

Hoy en día nos compadecemos o solo damos importancia si una chica tiene un sobrepeso notable y/o preocupante, mas de una persona quitaría mérito a mi suplicio, pero, la gravedad de las cosas pasan por el baremo de quien las padece, y a veces, 5kg de mas en el cuerpo pesan como 50kg en la cabeza… Como me caracterizo entre otras cosas de ser inconstante, de pasiones intensas pero breves, me comprometo socialmente (con lo poco que me gusta la participación social a mis cosas y mucho más a mis fracasos) para ver si así, lo consigo. “Si quieres que te suceda algo que no te había sucedido antes, haz lo que nunca has hecho”… SIn más rodeos, este blog será mi diario:

It’s time to win the game 😉

Antes y después

Todos tenemos un antes y un después de “algo”, solo tomamos en cuenta este término cuando se trata de bajar de peso, pero: acaso no hay un antes y un después del amor, del perdón? Y así, de muchas cosas que nunca nos paramos a mirar y valorar, para enorgullecernos de nosotros mismos por haberlas transitado.

Este blog nace desde la propuesta de alguien cercano de que hablara de mi “cambio”, mi antes y después, si, de perder 20 kilos, y la verdad que ese es el componente de una cadena de antes y “despueses” que he sabido reconocer y desarrollar en mi vida. Así que, inauguro este blog con el primer AyD de muchos, incluso: Antes y después de mi Blog 🙂